Reseña Histórica

Fotografía Panorámica del casco urbano del municipio de Toro en 1920

Las comunidades indígenas del Chocó, fueron los primeros habitantes del territorio que hoy conforman el “Municipio de Toro” y con la llegada de los conquistadores se pobló con negros y mulatos; su fecha de fundación se precisa el 3 de Junio de 1.573, por el Capitán Melchor Velázquez De Valdenebro.

La nueva Fundación Española tomó el nombre de Toro debido a que la mayoría de soldados que acompañaban a Melchor provenían de Toro España, en aquella época se conocía como la ciudad de Nuestra Señora de la Consolación de Toro.

Debido a los constantes ataques de la tribus chocoanas, fue trasladada a El Bohío, en 1.575 el Rey Español Felipe II reconoció la fundación y distinguió a Melchor como Gobernador y Capitán General de la Provincia del Chocó.

Trece años más tarde de su construcción, en 1.587, por órdenes del mismo fundador es ubicada en el lugar que hoy ocupa y toma finalmente el nombre de Toro.

En 1.632 Toro recibe la categoría de Municipio incluyendo los territorios de La Unión, Ansermanuevo, Argelia y Versalles. Fueron elegidos corregimientos del municipio: El Bohío, San Francisco y San Antonio.

BIOGRAFIA DE MELCHOR VELASQUEZ DE VALDENEBRO

Notable Conquistador Español - Hidalgo Fundador de Toro - Nació en 1.528 en Sevilla España - Murió en 1.591 en Buga 

Al comenzar la historia de Toro nos encontramos con un personaje de colosales dimensiones tanto por sus capacidades humanas como por su valor indomable; se trata de DON MELCHOR VELÁSQUEZ DE VALDENEBRO.

Abrimos la primera página de esta historia con don Melchor porque es inconsecuente hablar de la historia de Toro sin hacer mención a su progenitor: además porque es el ejemplo de hidalguía y el emblema de la estirpe guerrera de España. Don Melchor fue quien fundó esta ilustre y gloriosa ciudad y quien escribió las primeras páginas de su historia y es muy injusto que siga sepultado en el olvido.

Los historiadores oficiales siguiendo el modelo del centralismo absorbente, eleven hasta el pináculo de la gloria a unos pocos conquistadores empeñados en doblegar las más importantes tribus del Nuevo Mundo; pero hacen caso omiso de aquellos soldados aguerridos que penetraron en las más apartadas e inhóspitas regiones del país, cuyas titánicas aventuras también están preñadas de valor y bizarría incomparables.

Estudiando la vida y obra de don Melchor Velásquez no queda más alternativa que elevarlo hasta la constelación de los grandes conquistadores al lado de: Cortés, Pizarro, Quesada, Almagro, Valdivia, Federman, Mendoza, Robledo y Belalcázar.

Don Melchor Velásquez pertenece efectivamente a esta pléyade de caballeros, adelantados, capitanes y mariscales que todo lo sacrificaron en nombre de la empresa conquistadora y no podrá seguir anónimo y desconocido en los anales patrios.

CONOZCAMOS ALGO DE SU VIDA: Desde muy joven se destacó en el campo de la milicia y su interés estuvo centrado en conquistar las más altas jerarquías en el arte de la guerra. En 1.546 llegó al Perú para contribuir al sometimiento de los incas. En 1.548 peleó contra las tropas de Pizarro y se desplazó hacia la Nueva Granada donde se conoció con SEBASTIÁN DE BELALCAZAR quien fuera su amigo de conquista en el Suroeste Colombiano.

DON MELCHOR se estableció en Popayán y luego pasó a Buga en donde se case, con la distinguida dama Catalina de Fuenmayor; de este, matrimonio surgieron 5 hijos a saber: Melchor, Rodrigo, Alonso, Agustín y Catalina. En Buga recibió encomienda de indios y fue nombrado alcalde de la ciudad. Allí se enteró de las fabulosas riquezas de oro y plata existentes en la provincia del Chocó; lo cual, despertó su ambición de fortuna y decidió hacer la conquista de esta región por su propia cuenta y riesgo.

Complementemos este tópico con lo que escribió Jaime Arroyo en su obra:

"HISTORIA DE LA GOBERNACIÓN DE POPAYÁN" Pág. 284: -EL CAPITÁN MELCHOR VELÁSQUEZ antiguo conquistador y a la sazón rico vecino de Buga se propuso la conquista del Chocó pare lo cual, le solicitó a la corte se le diese su gobierno. Entretanto le llegaban los despachos, trasmontó con 60 soldados la serranía que lo separaba del Valle y en sus faldas, hacia las orillas del río Tamaná fundó EL 3 DE JUNIO DE 1.573 UNA VILLA QUE LLAMO NUESTRA SEÑORA DE LA CONSOLACIÓN DE TORO; sujetó las tribus aledañas y después de haberle llegado los títulos de gobernador, equipó una expedición de 100 hombres para la conquista de los indios Noanamáes y navegó en balsas por el río San Juan, en cuyas riberas, fue herido por los indios que le mataron a muchos de sus compañeros, obligándolos a retroceder a Toro.

A DON MELCHOR tenemos que colocarlo entre los grandes de la conquista; DON MELCHOR ocupó los primeros puestos en la epopeya conquistadora y en torno a su gallarda figura se dice que era de férrea voluntad, temple de acero, arrojo temerario, tenacidad inquebrantable etc. Como es tan fácil caer en adulaciones, lo mejor es darle la oportunidad a un cronista de su época para que lo describe: por ejemplo: FRAY PEDRO SIMÓN EN SUS NOTICIAS HISTORIALES, TOMO V

PARTE III CAPÍTULO II PÁGINA 153 dice lo siguiente: “Velásquez fue el tipo de la constancia ruda, del esfuerzo incesante, de la energía en el propósito, de la voluntad firme, del querer en todo momento; derrotado casi siempre, jamás se desalentó, nunca se descorazonó, perseveró a pesar de todos los obstáculos, enérgico y fuerte, todo lo sacrificó, en la consecución de sus propósitos; así pues, venciendo mil dificultades, sin caminos ni trochas, emprendió su expedición a través de comarcas inexploradas y desconocidas, cruzadas de caudalosos ríos en donde la  muerte le acechaba a cada momento, LUEGO DE FUNDAR A TORO CON SU PUÑADO DE VALIENTES PROSIGUIÓ UNA PENOSA MARCHA DE CONQUISTA hasta llegar a un rancherío indio en apariencia completamente despoblado, en cuyas inmediaciones crecían hermosos platanales que les brindarían, sin duda alguna, alimento por varios días o semanas enteras. Cuando más entretenidos y despreocupados se encontraban los Españoles cosechando tan sazonados frutos, fueron sorprendidos por una lluvia de dardos y flechas envenenadas quedando tendidos en el suelo once compañeros (11) y muchos heridos de gravedad y hasta el jefe de la expedición (Don Melchor) quedó con un brazo atravesado que lo dejó manco.

Pocos días después del sorpresivo ataque y ante un descuido de los Españoles, los salvajes arremetieron en masa y con tanta furia que en pocos segundos mataron 9 soldados más; el fraile que hacía las veces de capellán quedó mal herido y el capitán Melchor Velásquez quedó tendido en el suelo con ambas piernas atravesadas con flechas emponzoñadas.

No costó, mucho trabajo al fundador de Toro convencer a sus compañeros de infortunio que debían regresar sin demora a su población (TORO) en cuyo camino perecieron 20 mas a causa de lo malsano del clima, a la total carencia de alimentos y principalmente a la gravedad de las heridas recibidas.

Cuando el valiente, CAPITÁN MELCHOR VELÁSQUEZ se repuso de sus, dolencias, al comenzar el año 1.591, enfermo de cuerpo y alma abandonó para siempre la ciudad de TORO cuyos cimientos los había echado 18 años antes y se trasladó a la capital del Nuevo Reino de Granada para hacer dejación del cargo de gobernador y capitán general de las provincial del Chocó por verse pobre, viejo y manco de heridas (según su propia expresión)-.

De estas palabras tan convincentes del cronista Fray Pedro Simón, concluimos que DON MELCHOR era dueño de un gran espíritu emprendedor, altivo y gallardo, supo sortear las dificultades propias de la conquista; su abnegación y sacrificio lo llevaron a lo más sublime; por su valor intrépido es solo comparable al soldado espartano, al bucanero en alta mar o al astronauta de las distancias siderales.

La conquista en un medio tan hostil (CHOCO) no era cosa fácil, esta empresa no era para cobardes, todo se tornaba en un peligro, la muerte asechaba a cada instante, la tupida y peligrosa selva, la lluvia pertinaz, las inundaciones, los pantanos, los caudalosos ríos, los mosquitos, las serpientes, las fieras, el sofocamiento, la falta de drogas, la escasez de alimentos y lo peor de todo, temibles emboscadas de los indios salvajes feroces y sanguinarios. DON MELCHOR con su inteligencia y voluntad inquebrantables supo afrontar todos estos problemas con el acierto y la fortaleza indómita de su raza sevillana.

 

Algunos Sitios Históricos

Sitio Uno
Vestibulum congue.

Sitio Dos
Vestibulum congue.

Sitio Tres
Vestibulum congue.

Sitio Cuatro
Vestibulum congue.

Sitio Cinco
Vestibulum congue.

Sitio Seis
Vestibulum congue.r

Sólo es digno de libertad quien sabe conquistarla cada día

Johann Wolfgang von Goethe

poeta alemán

1749-1832